OBITUARIO

Fallece el poeta y narrador leonés Toño Morala, a los 61 años

La localidad de Villamoratiel de las Matas, de la que era natural, Mansilla de las Mulas, donde vivía, León y el mundo de la cultura se despiden de él y trasladan sus condolencias y muestras de cariño a su mujer Mar Ferreras y su familia.

Toño Morala escritor La fragua literaria leonesa
Toño Morala. / Manuel Cuenya
ileon.com  | 02/06/2021 - 10:06h.

Cuánto duelen algunos seres deshumanizados...

Entonces el sufrimiento se posa sobre el corazón, y no hay palabras

que reconforten tanto hastío, vacío y dolor.

De esa manera ocurre que uno vuelve a la memoria y a los recuerdos como asidero para respirar.

Recuerdas cuando hacíamos noviembre entre remolinos de hojas muertas,

y dibujábamos corazones en el vaho de los cristales de las ventanas de la soledad.

Éramos tan inmensamente niños que la inocencia jugaba a la comba con nosotros.

En los confines de lo humano, no necesitábamos nada más para abrazar una tierna y pálida felicidad.

Ahora, casi es una vida póstuma, esta que nos imponen...

Habrá que calzar de nuevo los viejos zapatos, esos roídos por los tropiezos

con las piedras diarias, y dejarse llevar  por ellos...

Ellos saben los caminos de regreso, y así nos convertimos en trotamundos de nosotros mismos, sin llegar a ningún sitio.

La localidad de Villamoratiel de las Matas, Mansilla de las Mulas, León y el mundo de la cultura se despiden este martes del poeta y narrador Toño Morala (1960-2021). Sobre estas líneas, su 'Poema roto', publicado en Tam Tam Press a finales de septiembre de 2013. Este miércoles, ese mismo medio en el que colaboraba ha querido enviar un mensaje de cariño y un abrazo a su mujer Mar Ferreras y su familia. "Fuiste el socio número 1 de Tam Tam Press, apoyando este proyecto desde el principio, colaborando con tus relatos y tus "tinglados", animando siempre de forma solidaria, activa. Estamos desolados, tristísimos, sin palabras. ¡Hasta siempre, queridísimo Toño Morala!"

Hace solo unos meses, Manuel Cuenya lo entrevistaba para inmortalizarlo en La Fragua Literaria Leonesa. El que fuera obrero metalúrgico, empezó a colaborar desde muy joven en prensa escrita. En 1997 publicó su primera obra, 'Mil y Pico Citas para la Muerte, y ningún poema para la Vida'. En 2007, terminó un cuaderno de poesía titulado 'Viaje al Alma'; e Isla Kokotero le publica una serie de poemas inéditos.

A este medio manifestó el respeto y admiración que sentía por quienes nos han dejado un legado lleno de cultura y sabiduría. Se va un escritor que nos hablaba de los seres humanos, de aquellos sobre todo que a menudo aparecen silenciados, que habitualmente no tienen ni voz ni voto, aunque sean ellos quienes muevan el mundo. Como ocurre con los obreros, con las obreras. Con los labradores. Con los desamparados. Es por esto que él, con su sentido solidario, con su compromiso con la igualdad de los seres humanos, reivindicaba siempre la justicia social. Y es en este ámbito donde creía que tenía cabida la literatura como un modo de cambiar el mundo. O al menos como una forma de hacernos reflexionar acerca del mundo en que vivimos. "Conmover y remover las conciencias es clave en la literatura", afirmaba el creador de 'Mil y pico citas para la muerte y ningún poema para la vida

"¿Acaso solo el verso y no la prosa, el cuento, canciones, películas, teatro... no es Poesía...?", se planteaba, consciente de que existen narrativas con una fuerza narrativa superior que la de algunos poemas.

"Si hubiera un Toño Morala en cada pueblo y comarca, con su empeño, entrega, pasión razonada y solidaridad con los suyos, la vida sería menos aburrida, más dinámica y gozosa. Quede mi reconocimiento y este abrazo para tarea tan noble, para hombre tan singular entre los nuestros", escribía el periodista y escritor vasco de origen leonés Félix Maraña.

Sea como fuere, a Toño le gustaba escribir desde el dolor y el sufrimiento, no solo desde el suyo sino de quienes le rodean. Ahora, más que nunca, uno siente esa empatía por este "colaborador necesario" que también lo ha sido y será (con su permiso) de la revista cultural 'La Curuja'. "Nuestra gratitud para él y toda su familia", cerraba Manuel Cuenya.

Su lema de vida "Vive y deja vivir, y en el entremientras, hay que buscar las maneras y aprender para vivir con más dignidad y humanidad", lo cumplió hasta el final. Descansa en paz.

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad