Quantcast

Tribunales

La mujer que acusó a su exnovio de secuestro y vejaciones sexuales se escuda en presiones externas

En el juicio en el que se enfrenta a 11 años y ocho meses de prisión asegura que fue "presionada" por la Guardia Civil, su abogada y el presunto cómplice, para el que la Fiscalía pide 10 años y 10 meses.

juicio pegamento audiencia de leon
Llegada a la Audiencia Provincial de León de la acusada de fingir malos tratos y secuestro de su expareja. / Carlos S. Campillo / ICAL
E.F.G. / ICAL | 03/02/2020 - 14:29h.

La mujer berciana que en el año 2016 denunció falsamente que su expareja la había secuestrado y la había agredido sexualmente, llegando a verter pegamento sobre sus partes íntimas, aseguró hoy en la Audiencia Provincial de León que se inventó los hechos presionada tanto por su anterior abogada como por la Guardia Civil y por el amigo que le habría ayudado a llevar a cabo el montaje.

Vanessa G.G., que se ha sentado este lunes en el banquillo de los acusados de la Audiencia Provincial de León en el inicio del juicio contra ella y su presunto cómplice, también afirmó ante el tribunal que los hechos que relató en su día, de los que ya se desdijo en sede judicial, sí ocurrieron pero más de un año antes de la fecha en la que ella los situó inicialmente.

A pesar de su versión, la mujer se enfrenta a una petición de pena de prisión de 11 años y ocho meses de cárcel -ya ha cumplido parte tras ser detenida en su día-, la cual es de 10 años y 10 meses para su colaborador, siempre según ha solicitado la Fiscalía.

La acusada relató ante el juez que lo que ocurrió ese día fue que ella quería ir a las vías del tren a suicidarse y su presunto cómplice Fernando V.A. se ofreció a llevarla en coche.

Tras quedarse sola en Bembibre, sufrió lesiones porque caminaba sin calzado y en la oscuridad y llegó a una farmacia desde donde se le prestó auxilio y se dio aviso a la Guardia Civil antes de ser trasladada a un centro sanitario. "Fue todo una mezcla; Fernando cometió el error de estar toda la tarde hablándome de lo mal que funcionaba la Justicia", explicó sobre el otro acusado.

Respecto a los hechos denunciados, insistió en que no eran falsos "del todo", aunque negó que se le hubiera vertido pegamento en la vagina, como se dijo. En ese sentido, responsabilizó a su primera abogada, Emilia Esteban, del relato y ella misma recordó que se trataba de "restos de pegamento" y que no se los tenía sobre sus partes íntimas como manifestó en sede judicial.

"Mezclé cosas de ese día con otras. Hubo cosas que pasaron ese día y otras que pasaron antes. Todo fue real", manifestó y reiteró que tenía miedo a su ex pareja, contra quien presentó varias denuncias.

La acusada, que recibe tratamiento psiquiátrico desde el año 2008, afirmó también que temía tanto por la integridad de su hijo como por la propia y preguntada sobre la pérdida de custodia del mismo, le reprochó a la fiscal del caso haberle prometido "algo que no cumplió".

Las contradicciones entre el testimonio prestado hoy por la acusada y sus anteriores declaraciones hicieron que la fiscal solicitase el visionado de las mismas durante el proceso de instrucción del caso, para poner de manifiesto el evidente cambio de versión.

También modificó hoy sus declaraciones iniciales Fernando, que se enfrentó como ella al visionado de las mismas después de desdecirse y asegurar que su papel en el caso se limitó a llevarla desde Fabero, donde reside, hasta Bembibre porque se lo pidió para ir a ver a una persona, cuando anteriormente había dicho que ató las manos a Vanesa antes de dejarla sola en Bembibre.

Si dijo otra cosa, afirmó hoy, fue "por los nervios o la presión" y preguntado sobre por qué no reaccionó cuando supo que Iván, la expareja de Vanesa, había ingresado en prisión por una supuesta falsa acusación de su amiga respondió que no lo hizo "por miedo. Nunca me había visto metido en una cosa como esta".

Sobre lo ocurrido la noche en la que sitúa el falso secuestro dijo que a él no le pareció raro que Vanesa hubiese quedado con alguien a altas horas de la noche -el desplazamiento se produjo después de que él terminase de trabajar en el bar que regentaba sobre las dos de la madrugada- y en la localidad en la que vivía su ex pareja porque consideró que tendría allí algún amigo.

A preguntas de la defensa de Vanesa y de su propio letrado, Fernando relató que Vanesa le comentó durante el trayecto que se le había caído pegamento sobre las piernas de forma accidental e insistió en que él no la incitó a preparar ningún montaje y sobre el miedo que ella le demostraba tener acerca de su expareja lo que le recomendó fue que le denunciase.

También negó, en la primera sesión del jucio que se extenderá hasta el miércoles, ser el autor de los mensajes de amenaza que Vanesa recibió desde una cuenta de correo electrónico que la acusación asevera que está vinculada a su dirección IP de Internet. En la sesión de este martes está previsto, entre otras, la  declaración del ex novio de la acusada.

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad