Quantcast

LA FRAGUA LITERARIA LEONESA

Roberto Alba: "El Bierzo es un entorno que predispone al impulso creador"

El poeta berciano Roberto Arias Alba, autor de 'Pentagrama amarillo' (Hontanar, 2008), entre otros, está a la espera de publicar su próximo libro, que actualmente está retocando y corrigiendo.

Roberto Alba
Roberto Alba
Manuel Cuenya | 31/10/2018 - 14:06h.

"Vengo de una dimensión desconocida, próxima

A la infinitud.

Quien nunca tuvo, nada debe perder..."

(Roberto Arias Alba, 'Te vi partir hacia lo infinito')

Nacido en la población de Valtuille de Abajo, de amplia tradición vitivinícola, en pleno corazón del Bierzo, el poeta Roberto Arias Alba vive desde hace años en Cacabelos, otra población con aromas a vino y en verdad inspiradora. No en vano, en esa tierra nacieron también al inolvidable narrador y poeta Fermín López Costero.

O al entrañable artista Pepe Sánchez Carralero, entre algunos otros. Como anécdota cabe señalar que ambos autores nacieron encima de una bodega.

Por tanto, Roberto vive en un lugar, en su opinión, placentero, que le permite escribir a gusto. "Haber nacido en un pueblo pequeño –como es el caso de Valtuille de Abajo–, con una reducida población, donde todo el mundo se conoce y se facilita así la compañía y la relación entre personas, es algo m uy positivo y agradable, al mismo tiempo que se propicia la tranquilidad y el bienestar". La tranquilidad, tan importante para quien aspira a escribir poesía. Como es su caso, él que se dedica en cuerpo y alma a escribir, sobre todo en horario de mañana.

La tranquilidad, la ataraxia estoica, es algo que él busca de un modo deliberado en su poesía, "me asiste la armonía cariñosa y una gran serenidad... al abrigo de un tiempo de sosiego y cálido retiro". Esa comunión con la naturaleza, con los paisajes bercianos, tan presentes, en su afán por encontrar belleza; belleza, bondad y verdad (los grandes valores de la Humanidad, de los que nos hablara el filósofo Platón), porque Roberto es esencialmente un hombre bueno. Como Machado. Recordemos aquellos versos machadianos: Hay en mis venas gotas de sangre jacobina,/ pero mi verso brota de manantial sereno;/ y, más que un hombre al uso que sabe su doctrina,/ soy, en el buen sentido de la palabra, bueno".

Roberto se siente enamorado de su Bierzo, "el país de la niebla", al que califica de vergel, "paraíso... tierra hermosa, acogedora, abierta... una comarca próspera en muchos sentidos, con un microclima y un paisaje privilegiados, un entorno que predispone al impulso creador en cualquiera de las facetas posibles, ya sea pintura, poesía, o cualquier otra".

Esta es su visión, un tanto idealizada y bucólica de su paraíso, porque Roberto Arias Alba es un poeta romántico (con una impronta de Gil y Carrasco), que cree en el amor ("ahora me baño dulcemente en las luces de tus ojos"), en la ternura (también presentes en sus poemas, "dormido en la ternura y calidez de un afecto longevo"), aunque sabemos que, tras esa idealización, se esconde también una cruda realidad de desempleo, despoblación, incluso de contaminación e incendios. Y el otrora Bierzo, si algún día llegó a ser un vergel o Bergidum, hoy nos muestra un rostro que no se nos antoja tan idílico.

El Bierzo como inspiración

Sea como fuere, Roberto ha encontrado en el Bierzo su inspiración, su lugar en el mundo, acaso su temperatura afectiva adecuada, ("quiero volver, perderme para siempre/ en la raíz profunda, perdida, de la tierra acogedora"). Y cuando uno encuentra todo eso puede darse por satisfecho. Y hasta se alegra uno de que una persona como el autor de 'Pentagrama amarillo' (Hontanar, 2008) se sienta feliz poetizando el mundo desde su aldea global, si bien es consciente de que "nadie tiene la llave de la dicha perenne;/ las claves verdaderas y reales hacia el gozo" así como de nuestro corto existir, "efímera singladura pasajera; /fugaz trayecto; breve y veloz recorrido", además de los desastres que asolan el mundo, "combatamos el hambre, la pobreza, el abandono o el racismo;/ que no se vean niños sin cobijo, ni cariño o afectos", escribe Roberto, que nunca se planteó a lo largo de su vida el ser poeta.

"Descubrí mi vocación en la adolescencia, mientras estudiaba el Bachillerato y leía a diversos poetas en la asignatura de Literatura –rememora–; me acerqué de este modo  a figuras de la Generación del 27 y de muchas otras épocas y corrientes. Sobre todo me cautivó la obra de Juan Ramón Jiménez, el andaluz universal, mi poeta preferido; mientras leía sus versos me sentía identificado con ellos, y de ahí a escribir sólo había un paso".

La identificación de un berciano del Noroeste mágico con un andaluz – "universal", matiza Roberto–, nos hace pensar en la capacidad de evocación, también universal, de la poesía. Y de que en el fondo nada de lo humano nos es ajeno.

"Descubrí mi vocación en la adolescencia, mientras estudiaba el Bachillerato y leía a diversos poetas en la asignatura de Literatura –rememora–; me acerqué de este modo  a figuras de la Generación del 27 y de muchas otras épocas y corrientes. Sobre todo me cautivó la obra de Juan Ramón Jiménez, el andaluz universal, mi poeta preferido; mientras leía sus versos me sentía identificado con ellos, y de ahí a escribir sólo había un paso".

Aparte del mencionado Juan Ramón, se siente cautivado por una extensa nómina de autores y autoras, entre los que se hallan algunos de la provincia leonesa (en la que existe, según él, un caldo de cultivo muy propicio para que siga surgiendo savia nueva para nuestro patrimonio cultural) como Emilio Vega, Hernán Alonso, Dionisio Álvarez, María José Montero, Manuela López, Carmen Busmayor, Juan Carlos Mestre, Colinas, Gamoneda, Eugenio de Nora, Pereira, Julio Llamazares, Leopoldo Panero (incluido su hijo Leopoldo María). Y entre los poetas y narradores, que no son leoneses, cita a escritores de la talla de Bécquer, Rosalía de Castro, Gerardo Diego, Alberti, Miguel Hernández, César Vallejo, Neruda, Octavio Paz, Tagore, León Felipe, Alfonsina Storni, Juana de Ibarbourou, Gabriela Mistral, José Hierro, Caballero Bonald, Luis Alberto de Cuenca, "y algún otro que seguro olvido en este momento", afirma Arias Alba, para quien la escritura es una posibilidad para poder expresar e inmortalizar lo que uno siente o piensa, "una manera de crear belleza y compartirla con los demás".

Autor de ocho poemarios, entre ellos, 'Entre la dulce espesura del bosque', 'Vivencias del camino' o 'Te vi partir hacia el infinito', a la espera de publicar su próximo libro, que actualmente está retocando y corrigiendo (y que no tardará mucho en editar), Roberto cuenta con varios libros inéditos, que irá sacando a la luz en lo sucesivo. Asimismo, figura en diversas antologías, las cuales procuran, a su juicio, dar a conocer a muchos autores.

Encuentros literarios, como estimulantes creativos

Roberto Arias Alba, con quien he llegado  a coincidir en algunos Encuentros Literarios, como el que se celebra en la localidad gallega de A Rúa desde hace años, cree que estos eventos culturales son de gran calado. Y en el caso de A Rúa, que al principio se hacía en O Barco de Valdeorras, es, según él, uno de los más importantes del noroeste peninsular. "Todos  estos actos poético –literario-musicales sirven a la perfección para intercambiar puntos de vista e ideas, al mismo tiempo que sirven para estimular el proceso creativo de los participantes, y el gusto por la poesía para todo el público asistente", señala Roberto, al cual le gustaría dar un mensaje de apoyo y estímulo para todos que empiezan en este difícil "mundillo", que sigan siempre adelante si es eso lo que realmente les gusta –agrega–, y que nunca den demasiada importancia a lo que opinen los demás sobre sus sentires plasmados en el papel, porque quizá Roberto sea de los que opinan que la escritura, en sí misma, ya resulta satisfactoria para quien la pone en práctica, con sus evidentes beneficios catárticos, por no decir terapéuticos. Y eso ya basta para continuar con la tarea.

"Todos  estos actos poético –literario-musicales sirven a la perfección para intercambiar puntos de vista e ideas, al mismo tiempo que sirven para estimular el proceso creativo de los participantes, y el gusto por la poesía para todo el público asistente"

Entrevista breve a Roberto Arias Alba

"Estamos cada vez más inmersos en el egoísmo, la corrupción y la insolidaridad"

¿Qué libro no dejarías de leer o leerías por segunda vez?

Generalmente no tengo por costumbre de repetir la lectura de ningún libro, por muy bello que me resulte o parezca; no obstante, si tuviera que hacerlo, escogería probablemente 'Poemas de amor', de Antonio Gala.

Un personaje imprescindible en la literatura (o en la vida).

Sinceramente o pino que, aunque nos podría parecer lo contrario,      no existe nadie absolutamente imprescindible, ni en la literatura, ni tampoco en la vi d a ,   ni en cualquiera de sus facetas o vertientes.

Un autor o autora insoportable (o un libro insoportable).

Aunque tengo mi opinión particular, no soy quien para juzgar tan negativamente a nadie, y mucho menos propagarlo públicamente, puesto que cada autor pone siempre lo mejor de sí mismo, y trata de agradar a los demás con sus palabras.

Un rasgo que defina tu personalidad.

Creo que soy demasiado perfeccionista, porque nunca estoy plenamente satisfecho con nada de lo que hago.

¿Qué cualidad prefieres en una persona?

Sin duda alguna, la bondad.

¿Qué opinión te merece la política actual? ¿Y la sociedad?

Alguien dijo que la política la inventó el diablo; estoy completamente de acuerdo. Hay políticos (bastantes) que lo único que pretenden es llenarse los bolsillos a costa de lo que sea, más allá de servir al bien común; lo cual debería ser su objetivo prioritario, mejorando así la vida de los demás. En cuanto a la sociedad, estamos cada vez más inmersos en el egoísmo, la corrupción y la insolidaridad, aunque hay excepciones reseñables.

¿Qué es lo que más te divierte en la vida?

La lectura de un buen libro y viajar.

¿Por qué escribes?

Esa es la pregunta del millón. No tengo ni la menor idea. Acaso sea por una necesidad inevitable de catarsis.

¿Crees que las redes sociales como Facebook o Twitter sirven para ejercitar tu estilo literario?

En estoy soy muy antiguo, sigo escribiendo a mano, aunque luego lo paso a máquina. No utilizo el ordenador ni las redes.

¿Cuáles son tus fuentes literarias a la hora de escribir?

Cuando uno escribe, fuera quien fuese, siempre está influido inconscientemente por todo aquello que ha leído, de manera que sería muy largo el tratar de determinar todas y cada una de las fuentes en las que ha bebido.

¿Escribes o sigues algún blog con entusiasmo porque te parezca una herramienta literaria?

Mis preferencias se decantan más hacia el libro tradicional de papel, aunque por supuesto existen blogs muy interesantes.

Una frase que resuma tu modo de entender el mundo.

Pasemos por la vida tratando o intentando no hacer daño conscientemente a nadie.

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad