OPERACIÓN ENREDADERA

Ulibarri y 'El Patatero' negaron ante el juez cualquier irregularidad 'Enredadera' poniendo en cuestión su relación empresarial

Los dos empresarios considerados 'cabecillas' de la presunta trama corrupta negaron en sus declaraciones judiciales tras ser detenidos que hubiera habido amaños de contratos. José Luis Ulibarri aseguró que Ángel Luis García usaba su nombre en falso.

josé luis ulibarri ángel luis garcía martín patatero enredadera corrupción trama juicio empresarios
José Luis Ulibarri y su 'socio' y aprendiz Ángel Luis García Martín 'El Patatero', un filón para la investigación policial de la trama Enredadera.
A. Vega | 30/09/2018 - 11:20h.

Negaron la mayor. Así fue, en resumen, la declaración judicial de los dos empresarios considerados cabecillas de la trama 'Enredadera', José Luis Ulibarri y Ángel Luis García 'El Patatero', tras ser detenidos el pasado 3 de julio y ser trasladados a Badalona para prestar declaración; tras la que ingresaron en prisión preventiva por riesgo de 'destrucción de pruebas' y de la que salieron el pasado 14 de septiembre sin fianza y con medidas cautelares habituales.

Tras sus detenciones ambos fueron llevados a presenciar los registros en otras de sus viviendas o sedes sociales de sus empresas, donde se requisó documentación en papel y digital que ahora analiza la UDEF en la búsqueda de pruebas de sus presuntos chanchullo en la contratación pública de decenas de municipios por toda España, y en concreto en León capital, Sa nAndrés del Rabanedo, Villaquilambre, Astorga y Villarejo de Órbigo.

Los dos declararon ante el juez sin conocer el elevado volumen de escuchas telefónicas que la Policía había registrado en los dos años de investigación sobre 'Enredadera', en un caso que empezó por la denuncia de un concejal del Ayuntamiento de Montgat sobre presuntas irregularidades en la Policía Local del municipio catalán y de la que fueron tirando los investigadores hasta llegar a 'Dios' o 'El Jefe', el mote por el que conocían a Ulibarri algunos de los investigados.

Según recoge el acta de declaración, que es un resumen del interrogatorio ya que estos se graban, Ulibarri negó que fuera él el que salía en algunas conversaciones que le pusieron. La Fiscalía le interrogó sobre sus tratos con los acusados Roberto Legzapi y lo hermanos Bueno Regodón, de la empresa Gespol, asegurando que se los presentó Ángel Luis García. Por supuestos negocios con Gespol se montaron las empresas conjuntas con 'El Patatero', Utebo y Anento, y que sólo supervisa la actividad empresarial si hay nuevos negocios ya que no está en la gestión al haber tenido un problema con sus empresas en 2009. En ese año fue cuando fue imputado en el caso 'Gürtel', por el que ahora se enfrenta a un juicio con una petición fiscal de siete años de prisión por la pieza de Boadilla del Monte. Por eso aseguró que en el 2010 se quitó de la primera línea de sus empresas y ahora solo supervisa.

El acta recoge que Ulibarri asegura que "si tiene contratos es porque le tocan", negando el uso de contactos políticos para obtener licitaciones públicas y que "no es cierto que usa los medios para un fin determinado". El dueño de Diario de León o el 50% de Radio Televisión Castilla y León es acusado en el sumario de usar sus medios para "apretar" a los políticos para obtener contratos.

Ulibarri se queja de que su socio Ángel Luis García "ha utilizado su nombre en falso" y que no hay ninguna conversación de él con alcaldes. Las grabaciones que constan en el sumario recogen llamadas con el alcalde de León, Antonio Silván; la alcaldesa de Ponferrada, Gloria Fernández Merayo; la exalcaldesa de San Andres, María Eugenia Gancedo; el alcalde de Villarejo de Órbigo, Joaquín Llamas o el alcalde de Hospital de Órbigo, Enrique Busto.

El empresario negó haber tenido pliegos de concursos antes de salir a licitación y que nunca ha ordenado cambios en los mismos. Aseguró además, consta literal, "que no ha cobrado ninguna comisión y hace años que no las paga". La investigación no es sólo por el presunto amaño de contratos para sus empresas sino por su supuesta intervención a favor de otras a cambio de comisiones o subcontratación de sus empresas.

Sobre 'El Patatero' aseguró ademá que "no le hace mucho caso" y que en lo últimos meses ha hablado con él "dos o tres veces". Lo cierto es que según los informes de la UDEF Ulibarri deja de usar sus teléfonos intervenidos, tres en la última etapa pre-operación, para hablar de temas de interés para la investigación, lo que hace sospechar que haya podido conocer que estaba siendo investigado.

Según El Patatero conoció a Ulibarri gracias al escritor Adolfo Ares, responsable del Instituto Leonés de Cultura

Tras esta declaración la Fiscalía pidió su ingreso en prisión y le atribuye los delitos de inducción a la prevaricación administrativa, fraude a la administración pública, inducción a la revelación de información privilegiada, inducción a la malversación de caudales públicos, tráfico de influencias, cohecho, cooperación a la falsedad documental de funcionario público, alteración de precio de concurso público y pertenencia a organización criminal. El juez acordó su ingreso en prisión y dos meses después, a instancias también de la Fiscalía, su puesta en libertad con cargos.

El Patatero

El acta de declaración de Ángel Luis García es más amplia que la de su socio Ulibarri, negando también en la misma, la comisión de ningún delito. Relató que conoció a Ulibarri en 2016 gracias a un amigo en común, Adolfo Ares, -hoy responsable del Instituto Leonés de Cultura- y montaron una empresa conjunta "porque es él es un hombre incluyente y a mí no me conoce nadie".

El empresario fue ampliamente interrogado sobre nombres de políticos leoneses y si los conocía, entre ello el alcalde de León, Antonio Silván, con quien consta en el sumario que quedaron para hablar de la universidad privada UCAM. Sobre una presunta comida con el dimitido concejal José María López Benito 'Yiyo' asegura que nunca se produjo, "a veces digo cosas para quedar bien con Ulibarri". Al ponerle más conversaciones llega a aseverar, consta en el acta de interrogatorio, que "digo cosas que no se ajutan a la realidad, fanfarroneé en esa ocasión", sobre una conversación con Ulibarri en la que le aseguró que a Yiyo le tenía controlado.

Sobre la presunta reunión en la sexta planta del Ayuntamiento de León con Roberto Legazpi (Gespol) con el concejal Fernando Salguero, aseguró que no se produjo y que cree que nunca tuvo lugar. Y que tampoco hubo nunca una comida a tres, tal y como se desvela en audios interceptados por la UDEF. Al ser cuestionado por sus relaciones con el excargo de confianza de Ciudadanos e imputado Sadat Maraña se distanció e indicó que no hablaban porque "cero, cero, cero". Además negó haberle pagado una comisión en un sobre, "porque soy muy rácano", y que le entregó información médica familiar.

El empresario se reconoce como comercial del programa Gespol en Castilla y León y que en la empresa Utebo que montó con Ulibarri él era el tercero tras 'El Jefe' y su subalterno también imputado, el berciano Miguel Manovel, ante quien asegura que "rendía cuentas".

'El Patatero' negó haber comido nunca con la exalcaldesa de San Andrés, María Eugenia Gancedo, asegurando que se lo inventó porque Ulibarri le estaba presionando. Negó además tráfico de influencias con funcioarios del tercer ayuntamiento de la provincia. También negó cualquier chanchullo en Villaquilambre y negó conversaciones con la exconcejal imputada Mónica Varón para alterar los pliegos de la contratación de radares.

Ángel Luis García reconoció, a preguntas de su defensa, que "algunas de la reuniones han sido para justificarse delante de José Luis; que no ha dado resultados para la empresa". Atribuyó a Ulibarri todas las decisiones en la mercantil Utebo, y que la mayoría de cargos de ayuntamento los concoce a través del empresario dueño de Diario de León. 'El Patatero' aseguró ante el juez que no contaba con ingresos y que vivía de ahorros de su mujer, actualmente en paro.

El Fical pidió tras su declaración su ingreso en prisión, aceptada por el juez, saliendo de la misma dos meses después también a petición fiscal al entender que no persistían los motivos por los que la pidió en julio, aunque con la habituales medidas cautelares.

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad