Quantcast

Provincia. El drama de los incendios urbanos

Los incendios en los pueblos saturan a los Bomberos y evidencian la urgencia de los parques comarcales

(Con VÍDEO) De Trobajo del Camino a Prioro y de allí a Velilla de la Reina. Más de 200 kilómetros en apenas seis horas para una exigua plantilla de los Bomberos de León capital. Ha vuelto a pasar esta semana, en la que los vecinos de Prioro tuvieron que armarse de mangueras en plenas fiestas para sofocar un peligroso siniestro. Tras 18 años de retraso con el PP en la Diputación, los parques comarcales son una acuciante prioridad en la provincia de la que el PSOE se tendrá que responsabilizar ahora.

incendio urbano prioro pueblo vecinos extinción fiestas provincia bomberos 2
La casa siniestrada en Prioro. / Imágenes vídeo Alejandro Melgar
C.J. Domínguez | 16/08/2019 - 11:00h.

Los incendios domésticos en la extensa provincia leonesa siguen siendo una lacra sin soluciones que afrontan en solitario dos parques de bomberos: los de León y Ponferrada. El personal de extinción de los dos únicos cuerpos de bomberos afrontan cada año cientos de siniestros en viviendas, cuadras, graneros y naves industriales de todos los pueblos de la provincia, pertenecientes a 211 municipios, sin que aún sean una realidad los imprescindibles parques comarcales de extinción que acumulan la friolera de 18 años de retraso.

Esta situación convierte a la provincia leonesa en la única de la Comunidad, junto con Zamora, que aún no cuenta con ellos, a pesar de las promesas redobladas los últimos cuatro por el Partido Popular, y de que la Junta de Castilla y León sí ha impulsado y financiado este tipo de imprescindible infraestructura.

851 incendios en 2018, tres personas muertas

Sin ir más lejos, el año pasado se registraron en la provincia de León 815 incendios urbanos, es decir, no forestales, con el resultado de tres personas muertas, según este informe de la Fundación Mapfre.

Algunos vecinos, encaramados peligrosamente en la casa de Prioro que se quemaba. / Imágenes vídeo Alejandro Melgar
Algunos vecinos, encaramados peligrosamente en la casa de Prioro que se quemaba. / Imágenes vídeo Alejandro Melgar

 

Pero más allá de estadísticas, el día a día evidencia la urgencia de contar con profesionales de extinción cercanos a los pueblos, algunos de los cuales quedan a día de hoy a más de hora y media de los dos únicos parques existentes, en la capital leonesa y en la berciana.

Una jornada de locos; miedo y solidaridad en Prioro

Un ejemplo más se ha dado esta semana, el pasado 13 de agosto. En esta jornada, los Bomberos de León tuvieron que enviar a Trobajo del Camino (municipio de San Andrés del Rabanedo) una dotación a un aparatoso incendio forestal.

En mitad de esta intervención, poco antes de las cinco y media de la tarde, se recibió aviso de otro peligroso incendio en la parte superior de una vivienda en la localidad de Prioro, que se encontraba en plenas fiestas. La orden era acudir con celeridad, a pesar de que la localidad de la Montaña leonesa está situada a más de una hora y veinte minutos de León.

Los Bomberos de León en el siniestro de una casa en Prioro este martes. / Foto Bomberos de León
Los Bomberos de León en el siniestro de una casa en Prioro este martes. / Foto Bomberos de León

Tuvo que ser movilizado personal 'localizado' del parque leonés, dirigiéndose a Prioro en principio dos bomberos y un conductor con camión autobomba urbano. Sólo cuando se controlaron las llamas en Trobajo del Camino pudo enviarse, además, el resto del personal del parque leonés con otro camión.

En Prioro la situación fue desesperante por momentos y movilizó a todos los vecinos, que dejaron la fiesta a un lado para acudir en masa a evitar que se extendiera el siniestro en una vivienda. Junto a los habitantes de esta localidad, ayudó un bombero de Madrid que se encontraba de vacaciones, cuya intervención fue importante a título personal. Para cuando llegaron sus compañeros de León, sobre las siete de la tarde, sólo se pudieron encargar ya de revisar la cubierta de la vivienda y descubrirla por completo para sofocar los rescoldos existentes y evitar su reproducción.

Pero la jornada no acabó aquí. Estando aún regresando de Prioro, los Bomberos de León recibieron otro aviso poco después de las once de la noche para dirigirse al pueblo de Velilla de la Reina, donde un grave accidente de tráfico mantenía atrapada a una mujer tras dar su coche varias vueltas de campana, la cual resultó herida. Este trayecto fue de casi otra hora y media.

En total, sólo en aquella jornada, los bomberos leoneses superaron los 200 kilómetros de tránsito de un siniestro a otro. Por fortuna, no hubo que lamentar víctimas mortales, a pesar de las dificultades y lejanía de todos los puntos en los que tuvieron que intervenir.

Este panorama no es una excepción. En Ponferrada, en 2018, la mitad de los incendios en viviendas sofocados por sus Bomberos municipales ocurrieron fuera del término municipal, según el propio Ayuntamiento berciano.

Ocho municipios en riesgo extremo

Cabe recordar que, a causa de la lejanía y dificultades de comunicación, existen a día de hoy en la provincia ocho municipios con riesgo extremo, dos municipios con riesgo muy alto, 64 municipios con riesgo alto, 112 municipios con riesgo moderado y 25 municipios, los más próximos a los parques de León y Ponferrada, con riesgo bajo.

El dibujo de la provincia que prevé el plan provincial de parques de extinción realizado por la Diputación leonesa.

Obligación desde 2001

Frente a esta situación, cabe recordar que la obligatoriedad que se autoimpuso la Diputación de León para contar con parques más cercanos, situados en varias comarcas, data nada menos que del año 2001: hace 18 años que se aprobó el Plan Provincial de Protección Civil, recomendando aquellos parques. Una obligatoriedad que remarcó aún más la Ley de Seguridad Ciudadana de la Junta de Castilla y León, aprobada en 2007, hace 12 años ya. Una situación que denunció durante años sin éxito en entonces diputado provincial socialista Joaquín Llamas.

Tras algunos polémicos intentos de impulsar la red provincial de bomberos que protagonizó Isabel Carrasco, que pretendía hacer pagar a los ayuntamientos para desarrollar los parques, propuesta masivamente rechazada, su sucesor, Juan Martínez Majo, por fin se puso manos a la obra en el año 2015, tomándose los parques comarcales como una prioridad.

Un plan que arrancó, no sin polémica

Tuvieron que pasar dos largos años solo para que se creara en 2017 el Servicio de Prevención, Extinción de Incendios y Salvamento (Sepeis), con 8 millones de inversión exclusivamente de la Diputación, y no sin polémica, porque el PP imponía una plantilla de 75 bomberos pero 'privados', es decir, contratados a través de una empresa y no funcionarios públicos. Sindicatos, colectivos de extinción y algunos partidos políticos se oponían tajantemente a esa externalización que, por otra parte, había fracasado en Galicia.

En cuatro años de mandato, a Majo le dio tiempo a diseñar el mapa provincial, en el que hay dibujados tres parques principales o de referencia, ubicados en Villablino, Celada de la Vega (entre Astorga y La Bañeza) y Cistierna; otros tres de Nivel 1, en Bembibre, La Pola de Gordón y Valencia de Don Juan.

Y antes de que concluyera el último mandato, el equipo de Gobierno del PP contrató el diseño y proyecto todos estos parques e inició los trámites para contratar también los vehículos que el personal de extinción necesitará, por valor de 3,4 millones de euros.

Pero queda aún mucho trabajo por hacer para que llegue el día de que la provincia quede plenamente cubierta por parques comarcales y profesionales que afronten incendios, inundaciones o accidentes a una media hora como máximo desde el lugar en el que ocurran, por más remoto que sea. Esa labor le corresponderá ahora, tras ganar el PSOE la Diputación, en coalición con UPL, al diputado socialista Marcelo Alonso, en quien recaerá casi en exclusiva la competencia de Protección Civil y Parques de Bomberos.

publicidad

También te puede interesar

Deja tu comentario
publicidad
publicidad